EUROPA

FIN DE SEMANA EN GINEBRA

Fecha: Mayo 2019

Duración: 3 días/2 noches

Hotel: Ibis Geneve Centre Lac

Origen: Barcelona

Teníamos ganas de pasar un fin de semana en un lugar tranquilo y después de encontrar vuelos por 50€ nos decantamos por...¡Ginebra!

Salimos un viernes mediodía desde Barcelona, hay una hora y poco más de viaje.

Ginebra es una ciudad pequeñita, que con 3 días/2 noches tienes de sobra. Cuando llegas al aeropuerto, justo antes de salir por la puerta de llegadas, a mano izquierda, hay una máquina donde sacas un ticket y tienes el transporte gratis para llegar al centro de la ciudad. Puedes ir en tren o en autobús, nosotros elegimos el autobús para llegar a nuestro hotel (unos 15’ + 10’ andando). El hotel está muy bien, cerca del Lago Léman, en el barrio de Les Paquis y desde donde puedes ir a todos los sitios andando. Les Paquis es uno de los barrios con más ambiente de Ginebra, donde puedes encontrar bares y restaurantes de diferentes culturas abiertos hasta altas horas de la madrugada. Al llegar nos sorprendió la gran afluencia de mujeres de compañía y justo entonces nos dimos cuenta que nuestro hotel estaba en medio del mini barrio rojo de Ginebra. Esto no nos supuso ningún problema porque  no había ni ruidos ni ningún peligro ya que Ginebra es una ciudad muy segura. ¡Fue toda una experiencia estar en un lugar tan pintoresco!

Cuando llegamos, como ya era hora de cenar, dejamos las maletas y nos fuimos directos al paseo que rodea el Lago Léman a dar una vuelta.

 

Hay unos bares allí que te permiten comer fast food con unas buenas vistas del lago y la ciudad (nosotros comimos pizza por un precio razonable) o tomarte una copa si el tiempo lo permite (era mayo y se estaba muy bien de temperatura!). Después de cenar, visitamos el faro que se encuentra al final de Les Bains des Paquis. Había muchos grupos de gente hablando animadamente y tomando bebidas que habían traído. El paseo nocturno fue estupendo!

El sábado pasamos el día recorriendo la ciudad. Ginebra tiene una parte antigua con encanto, donde puedes pasar una mañana recorriendo sus calles y plazas.  Una de las plazas que más nos gustó fue la Place du Bourg-de-Four, que tiene una fuente y muchos bares para tomar algo. También fuimos al Parc Des Bastions, donde puedes ver uno de los monumentos más famosos de la ciudad, el Muro de la Reforma. También encontrarás tablas de ajedrez y damas en formato gigante y por supuesto, Carlos se lo pasó genial moviendo fichas.

 

Al mediodía, nos fuimos a comer a los jardines de delante del Lago Léman, justo detrás de donde está el famoso reloj hecho con flores (L'horloge fleurie), e hicimos un picnic con la comida que compramos en Globus (es un centro comercial donde puedes comprar comida en la planta baja). Por la tarde fuimos al Jet d'Eau a tomarnos fotos y a mojarnos hasta que se puso a llover y nos volvimos al hotel a resguardarnos.

Por la noche, habíamos visto en tripadvisor que recomendaban un restaurante que estaba alejado del centro y allá que nos fuimos, pero para nuestra sorpresa, no tuvimos mesa al llegar. Así que finalmente cenamos en La Norma, y lo recomendamos muchísimo tanto por la calidad de las pizzas como por el trato y el ambiente del restaurante.

El domingo por la mañana, pusimos rumbo la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Fuimos andando des del hotel porque solamente hay 15 minutos (ya os dijimos que queda todo cerquita!) Y después de tomarnos las fotos de rigor en los chorritos del agua, volvimos a la ciudad para ya terminar nuestra estancia en Ginebra.Para volver al aeropuerto, cogimos el tren que hay en la única estación (Ginebra- Cornavin) y te lleva directo al aeropuerto en menos de 10 minutos.

 

 

 

Qué hacer 2 días?

  • Pasear por el Lago Léman
  • Hacer un picnic en el césped del Lago Léman
  • Bains des Paquis (darte un chapuzón o pasear de noche)
  • Dar de comer a los cisnes del Lago Léman
  • Visitar el Parc Des Bastions (visitar el Muro de la Reforma y jugar al ajedrez gigante)
  • Visitar el centro histórico: Gran-Rue, la Place du Bourg-de-Four y Place de Bourg de Four

Nota: En el hotel nos dieron tickets gratuitos con nuestro nombre para ir en transporte público todo el fin de semana. En realidad, toda la ciudad se puede hacer andando pero no está de más tenerlos.

Ginebra nos encantó. Su gente, el ambiente cálido y tranquilo y la diversidad de personas hacen que algún día seguro que volvamos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *