ÁSIA

RUTA DIARIA VIETNAM 20 DÍAS

RUTA DIARIA VIETNAM 20 DÍAS

En esta entrada vamos a explicaros nuestra ruta en Vietnam durante 20 días con los detalles más interesantes del país y de las ciudades que recorrimos. Queremos explicarte más sobre Vietnam, este peculiar país del sureste asiático donde su gente, la gastronomía y sobre todo, los maravillosos paisajes, no dejan indiferente a nadie.

¡Bienvenidos al espectacular país de Vietnam!

Fechas: Agosto 2019

Ruta: Ho Chi Minh - Nha Trang - Hoi an – Hue – Hanoi – Sapa – Halong - Hanoi

Origen: Barcelona

 

HO CHI MINH (2 noches)

Nuestra primera parada en Vietnam fue Ho Chi Minh (antiguamente conocida como Saigón). Aterrizamos a las 10h en el aeropuerto de Than Son Nhat y desde allí nos fuimos directamente al hotel, que estaba en centro de la ciudad. Como estábamos bastante cansados por no haber dormido la noche anterior y por el jetlag, nos lo tomamos con calma. Por la tarde, fuimos a ver la Pagoda del Emperador de Jade y paseamos por el barrio de Da Kao. Por la noche, nos fuimos a descubrir la famosa Bui Vien Walking Street, una calle repleta de restaurantes, bares y pubs donde puedes encontrar muchísimo ambiente nocturno

Al día siguiente, aunque nos levantamos todavía “tocados” por el jetlag, nos fuimos al mercado Binh Tay Market. Desde el centro de Ho Chi Minh puedes coger el autobús local nº1. El Binh Tay Market es el mercado más espectacular del barrio de Cholon (distrito 5) y está repleto de paradas de comida, ropa, souvenirs y un largo etcétera. De allí nos fuimos al War Museum (muy recomendable). El War Museum te ayuda a entender la historia de Vietnam y a su vez también el presente. Ir al museo te permitirá entender cómo son las personas y cuál es su cultura y filosofía. De allí, puedes ir andando al Palacio de la Reunificación (hay que pagar entrada) y la catedral de Notre Damm. Al lado de la catedral, está el edificio de correos (Bưu điện trung tâm), que fue construido por Gustave Eiffel. Recomendamos entrar ya que aún conserva la magia de antaño. De allí, puedes bajar hasta el río, a través de un largo paseo que te llevará también al palacio de la Opera. Finalmente, llegamos al Bitexco Financial Tower desde donde puedes subir a la planta 41 (hay que pagar ticket) para ver las vistas de la ciudad. Al lado mismo de la Bitexco Financial Tower hay unos bares donde venden baos de ternera ¡que están riquísimos! Por la noche volvimos al Bui Vien Walking Street y aun había más marcha que el viernes por la noche, ¡lo pasamos genial!

En nuestro último día en Ho Chi Minh, en primer lugar, nos dirigimos hacia la zona del muelle, donde caminamos tranquilamente por el paseo, contemplando la vistas del río y los enormes edificios del Distrito Dos. Después de comer un delicioso plato de Pho, visitamos el mercado de Ben Thanh, el cuál nos sorprendió muchísimo, por la gran cantidad de tiendas y productos que ofrecen. Si vais con la idea de comprar algo en especial, aquí seguro que lo encontraréis, ya que venden desde comida o café de Vietnam hasta todo tipo de souvenirs, ropa vietnamita o imitaciones de algunas marcas. Como en todo mercado, se tiene que regatear para obtener un buen precio. Por la tarde visitamos los templos de la zona: el templo hindú Mariamman y la Págoda de Xa Loi. Esta última, para nosotros es la más bonita de la ciudad, así que no os olvidéis de visitarla porque seguro que os sorprende.

 

TREN NOCTURNO HO CHI MINH- NHA TRANG (1 noche)

En nuestro tercer día, por la noche, nos fuimos a la estación de trenes de Ho Chi Minh. Ya teníamos los billetes comprados con antelación desde Barcelona. Nosotros lo compramos en la web de Vientnam Railways y no tuvimos ningún problema. Cogimos la habitación de 6 personas pero para nuestra sorpresa, aquella noche dormimos 9 personas, en una habitación de 2x3m.

 

NHA TRANG (3 noches)

¡Y llegamos a Nha Trang a las 5:30am! Estábamos tan cansados que ni nos lo pensamos: cogimos un taxi y nos fuimos directos al hotel… y qué hotel! En nuestras rutas siempre intentamos dejar 3 o 4 días libres para estar en la playa, descansar, leer, comer, dormir… En este caso el sitio elegido fue un resort en Nha Trang. El resort que elegimos estaba en las afueras de Nha Trang, casi a 30’ en coche de la ciudad. Queríamos tranquilidad, una cabaña en la playa y alejarnos del ruido de las ciudades (os recordamos que vivimos en Barcelona ).

Hubo una de las tardes que la dedicamos a sacarnos el bañador y a visitar Nha Trang ciudad. En Nha Trang puedes visitar las Torres Cham y la Pagoda de Po Nagar. Nos parecieron súper bonitas.

 

TREN NOCTURNO NHA TRANG- DANANG (1 noche)

En nuestro segundo tren nocturno pasamos de dormir 9 personas a dormir 7 personas, fuimos mejorando... Como en el primer tren, los billetes ya los teníamos comprados en la web de Vietnam Railways con antelación. Para visitar Hoi An, que no tiene estación de tren, debes parar a Danang, que está a una hora de Hoi An en autobús.

 

HOI AN (2 noches)

Llegamos a primerísima hora a Danang y nos fuimos directos al puente del dragón, dicen que por la noche hacen un espectáculo en que el dragón escupe agua y fuego. Nosotros no tuvimos oportunidad de verlo, pero por el día también merece la pena. Así que tomamos algunas fotos y nos dirigimos a la estación para coger un bus que en una hora nos dejaba en Hoi An.

Teníamos muchas expectativas puestas en esta bonita ciudad y no nos defraudó. Lo mejor de Hoi An es su casco antiguo, en el que se conservan más de 800 edificios históricos desde hace siglos, los cuales no sufrieron las consecuencias de la guerra, ya que Hoi An prácticamente no fue atacada. Hoi An fue un puerto muy importante y tuvo la influencia de los comerciantes japoneses y de los chinos. Esta influencia hoy en día aun es vigente en sus edificios y en el ambiente de la ciudad. Entre estos edificios, podemos encontrar casas antiguas, museos o salas de reuniones. Para visitarlos, hay que comprar un ticket que cuesta 120.000 VND con el que puedes visitar cinco de ellos. El ticket se compra en la entrada de la Old Town.

Aunque lo mejor de Hoy An llega por la tarde-noche, con el inicio del Night Market.Es la mayor atracción de la ciudad, las calles se llenan de gente y puestos de comida, y el río, los bares y restaurantes están repletos de farolillos. ¡Es un auténtico espectáculode colores! Además, los barquitos con los farolillos de colores navegando por el río le dan un aire de romanticismo único.

 

HUE (2 noches)

Salimos hacia nuestro próximo destino, a unos 120 km se encuentra la ciudad de Hue, esta vez para el transporte contratamos un tour que nos ofrecieron en el hotel y que te llevaba pasando antes por diferentes sitios de interés. Fue una buena decisión, ya que visitamos lugares que no teníamos previsto ir y que valían mucho la pena. Además, el tour solo nos costó 270.000 VND. La primera parada fue en las Marble Mountains, son cinco montañas que se encuentran a pocos kilómetros de Da Nang, y que corresponden a los cinco elementos de la naturaleza (agua, hierro, fuego, tierra y madera). Nosotros visitamos la del agua, en la que disfrutamos de un circuito que pasaba por espectaculares pagodas, cuevas destinadas al culto religioso, y cientos de escaleras que había que subir para obtener como premio unas increíbles vistas de Danang y la Isla de Cham. Seguimos con nuestro trayecto atravesando las montañas de Hai Van Pass, donde las vistas de la Lang Co Beach son espectaculares, finalmente llegamos a Hue y antes de dejarnos en el hotel visitamos el Thanh Toan Tiles Roof Bridge, un puente de maderacubierto, como el que ya vimos en Hoi An. El trayecto hasta allí por los arrozales fue muy interesante y pudimos ver a algunos vietnamitas trabajando en el cultivo del arroz.

Una vez llegados a Hue, Teníamos un día para visitar la ciudad y queríamos ver la ciudadela y las tumbas de los emperadores Nguyen, las cuales se encuentran en las afueras de la ciudad. De esta manera, contratamos un tour que ya nos llevaban por todo, y además nos explicaba la historia. Cabe decir que el ritmo de la guía fue frenético, pero esto nos permitió verlo todo, además de un espectáculo de kung-fu al que nos llevaron y que no estuvo nada mal. ¡Siempre había querido presenciar como un karateka partía diez tejas con un solo golpe! Durante el tour de Hue, dedicamos la mañana a visitar las tumbas: Primero estuvimos en la de Minh Mang, situada en medio de un bosque. El recorrido transcurre entre tres terrazas, templos, pabellones  y un puente de piedra que cruza el río para llegar al sepulcro, no obstante aquí ya no pudimos acceder porque solo la abren para el aniversario de la muerte del emperador.
La segunda que visitamos fue la de Khai Dinh, en la que subes algunas escaleras que te dejan en un patio donde puedes ver un grupo de esculturas de guardias mandarines, más arriba está el Thien Dinh, donde está enterrado el emperador. El Thien Dinh es un edificio que hay que visitar por dentro, ya que vale la pena observar la decoración de las paredes y techos. Por la tarde entramos a la ciudadela y al final del día fuimos a la pagoda Thien Mu, situada a 4 km al suroeste de Hue, justo delante del río del perfume, así que después de visitarla pudimos regresar en barco hasta el centro de la ciudad. El paseo en barco teníapoco interés, pero fue una forma especial de finalizar el circuito.

Recomendamos hacer el tour, ya que es una buena opción para verlo todo en un día y encima enterarte de la historia, ya que Hue, ciudad de antiguos emperadores, tiene para mucho. Además, para comprar las entradas puedes comprar un bono con el que puedes acceder a tres atracciones (las tumbas y la ciudadela), de manera que sale más económico que haciéndolo de forma individual.

El día siguiente, dejamos el hotel para coger un avión destino Hanoi. En este caso, el avión es la forma más rápida de llegar, ya que el trayecto dura solo una hora. El aeropuerto es pequeño y va todo muy ágil. Nosotros volamos con Vietnam Airlines y el vuelo fue perfecto. En Hanoi estuvimos solo unas horas, ya que por la noche nos subimos al tren que nos llevaba a Lao Cai, y desde allí llegar a Sapa, el punto más esperado del viaje.

 

TREN NOCTURNO HANOI- LAO CAI (1 noche)

Para llegar a Sapa puedes ir en autobús o en tren. Nosotros, una vez más, elegimos el tren. La estación más cercana es Lao Cai. Esta vez compartimos habitación con unos chicos italianos muy simpáticos.

 

SAPA (2 noches)

Una vez llegamos a Lao Cai, nos esperaba el transporte del hotel, ya que nos ofrecieron el servicio y lo contratamos por 141.000 VSN. El trayecto hasta Sapa dura unos 40 minutos y conforme vas subiendo, empiezas a darte cuenta de lo maravilloso del lugar. Las majestuosas montañas y las terrazas de arrozales te hacen sentir que estas en un lugar único.

Al llegar a Sapa dimos una vuelta por el pueblo y eso nos acabó con la magia inicial, ya que está muy enfocado al turismo y para nada tiene la esencia del lugar. No obstante, encontramos un bar en las afueras, que tenía una terraza con unas vistas espectaculares, donde podríamos habernos quedado días disfrutando del entorno. Nos fuimos a descansar temprano porque al día siguiente, ¡empezaba nuestro trekking!

Empezamos la mañana con un buen desayuno para coger fuerzas para la ruta. Nosotros lo habíamos contratado previamente con las Sapa Sisters (una cooperativa de mujeres locales), así que a primera hora acudimos a su oficina para decidir la ruta junto con nuestra guía. Nuestra guía fue Little Mu, una chica de 24 años que nos acompañó durante los dos próximos días, nos hizo conocer su cultura y disfrutar de la esencia de su país. Como nos veíamos fuertes y con ganas, escogimos la ruta más larga, de más de 20 km y la verdad es que el esfuerzo valió la pena. Empezamos el recorrido subiendo una montaña por una zona boscosa, donde cada vez había mejores vistas del pueblo. Una vez arriba, seguimos atravesando las montañas pasando al lado de los búfalos y por pequeñas aldeas donde podías ver a la gente local en su vida cuotidiana y siempre con un fondo espectacular que te hacia recordar el lugar donde estabas. Además, quedamos muy contentos con Little Mu, que con un buen ingles nos explicaba acerca de las plantas que nos íbamos encontrando y comimos alguna que otra deliciosa fruta. Finalmente, nos alojamos en Ta Van, en un Homestay situado justo en medio de las terrazas de arrozales, con lo que pudimos disfrutar del lugar a cada instante.
Al día siguiente, nos despertamos con un sol radiante que resaltaba mucho más la belleza del lugar, y seguimos con nuestra ruta, que en este segundo día sería mucho más suave. Primero atravesamos un bosque de bambú para llegar a unas cascadas, donde incluso nos pudimos bañar, el agua estaba muy fría, pero fue de agradecer por lo acalorados que estábamos. Después del baño, seguimos con el trayecto atravesando literalmente los campos de arroz, hasta que llegaríamos a una aldea donde teníamos previsto realizar la comida y montarnos en una furgoneta de regreso a Sapa.

Para  nosotros, estos dos días fueron lo más espectacular del viaje, una experiencia única que sin duda recomendamos.

Por la tarde, cogimos un autobús local por 30.000 VSN nos llevaba a Lao Cai, desde donde cogíamos otra vez el tren nocturno con destino Hanoi. Hay que decir que el trayecto no es apto para todo el mundo, ya que hacen algunos adelantamientos que serían impensables hacer en España, pero que parece que aquí son habituales.

 

TREN NOCTURNO SAPA- HANOI (1 noche)

Fue nuestro cuarto tren nocturno, desde la estación de Lao Cai a Hanoi.

 

HANOI (3 noches)

Sobre las 5:30 de la mañana el tren llegó a Hanoi y al salir de la terminal había muchos taxistas esperando y ofreciéndote su taxi. Con tanta insistencia, erróneamente, accedimos a subir a uno que no era de las empresas habituales que ya habíamos utilizado. El taxi nos llevó al hotel pero el taxímetro que utilizaba subía a un ritmo muy alto, de manera que nos pidió un precio muy desproporcionado para el trayecto que habíamos hecho (casi unos 15€ cuando normalmente pagábamos 1 o 2 €). Obviamente nos enfadamos mucho con él y le pagamos lo que creíamos que era justo después de unos minutos desagradables.
Hay que estar atento con este tipo de fraudes y subir solo a taxis oficiales, nosotros utilizamos siempre los de la compañia Mai Linh, unos taxis verdes con conductores muy atentos y profesionales.

Ha Long Bay (Day trip)

Aunque teníamos intención de visitar Halong Bay, esperamos a llegar a Hanoi para contratar la excursión, ya que sale mucho más económico que hacerlo online. En todos los hoteles y en las numerosas agencias que hay en la ciudad lo puedes reservar, no obstante, nosotros lo hicimos en el hotel donde nos alojábamos, ya que siempre te hacen un  mejor precio.
Nosotros hicimos excursión de un día, por un precio de 60$, que según comparamos con otros viajeros, era un buen precio. El servicio de la excursión fue bueno y tuvimos el placer de contemplar las maravillosas vistas que ofrece la bahía, aunque en algunos puntos de la ruta había mucha afluencia de turistas peleándose por hacerse una foto y perdía el encanto. Además, nuestro guía no nos explicó nada acerca de la historia de lo que visitábamos, cosa que echamos en falta, ya que siempre nos gusta conocer a fondo los sitios que visitamos.
El día empezó a las 8:30 cuando nos recogieron en el hotel, una vez recogida toda la gente, iniciamos el trayecto hacia Halong, con una duración de dos horas aproximadamente, eso siempre  que vayas por autopista, sino puede ser el doble!
Una vez en Halong, nos dejaron en el muelle y cogimos el barco donde comimos y gozamos de una de las maravillas que ha creado la naturaleza, o según dice la historia (el guía ni lo mencionó), un dragón que bajo de las montañas y se sumergió en el mar. La primera parada en la Bahía de Halong fue en uno de los islotes, allí pudimos visitar una enorme cueva con sus estalactitas en formas de animales, había algunas que no tenían desperdicio. Después visitamos otra isla en la que montamos en kayak y pudimos visitar una zona regentada por rocas donde se podían ver los monos que vivíanallí. ¡El paseo fué muy divertido!
En la última parada nos dimos un baño en una pequeña playa, el chapuzón valía la pena, ya que la estampa del lugar, con los majestuosos islotes del fondo era espectacular. ¡Volvimos a Hanoi de noche para cenar y descansar, sólo nos quedaba un día en Vietnam!

En nuestro último día a Hanoi, por la mañana, hicimos el free tour que ya lo teníamos reservado desde hacía un par de días a través de la web de Civitatis. Nuestro guía turístico fue Marc, un chico estupendo que nos enseñó como descubrir todos los secretos de Hanoi. Empezamos nuestro trayecto por la famosa calle que atraviesa la vía del tren, y nos dirigimos hacia el barrio antiguo. Por el camino nos mostró los puestos de comida callejera más famosos de la ciudad, y las tiendas donde podíamos hacer las mejores compras. Finalmente, acabamos en el lago Ho Noan Kiem, donde nos explicó la historia del lago y de Vietnam. Fue un tour que nos sirvió para acabar de entender la historia y costumbres del país, ya que, él lleva muchos años viviendo allí y nos pudo trasladar su experiencia y explicarnos muchas curiosidades. Por la tarde, la dedicamos a terminar de comprar algunos regalos y visitar tranquilamente la calle del tren que tanto nos apetecía conocer. Nos fuimos a dormir, a las 6am sonaba el despertador para volar a la realidad, Barcelona.

 

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *